Refugiados afganos en España: dos tercios siguen en el sistema de acogida y su mayor problema es la vivienda

refugiados

Los refugiados afganos son ciudadanos de Afganistán que abandonaron su país como resultado de las continuas guerras que ha sufrido el país a partir de la Guerra de Afganistán (1978-1992), la Guerra civil afgana, Guerra de Afganistán (2001-2014) y la Guerra de Afganistán (2015-presente) o persecución.

Los tres puntos importantes sobre los Refugiados afganos en España

  1. Las principales organizaciones que se ocuparon de su integración hacen un balance positivo del proceso de acogida
  2. No hay constancia de que ningún refugiado afgano en España haya regresado a su país
  3. Un año del retorno talibán a Afganistán: retrocesos, pobreza y falta de libertad para las mujeres

Al cumplirse un año desde la llegada de miles de refugiados afganos a España, tras la llegada del régimen Talibán al país, las principales organizaciones que se ocuparon de su integración hacen un balance positivo del proceso de acogida en el que siguen inmersos dos tercios de los ciudadanos que aterrizaron en el aeródromo de Torrejón (Madrid) en agosto de 2021.

La mayoría de ellos, según han apuntado las entidades, tienen su mayor dificultad en el acceso a la vivienda.

Tanto Accem como el Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR) han destacado la «rápida» actuación de España ante los acontecimientos y la reacción del Gobierno en cuanto a la respuesta y agilidad a la hora de gestionar las solicitudes de protección internacional que requerían los afganos evacuados.

«Se les dio una vía preferente de solicitud de protección», ha destacado la directora de Políticas y Campañas de CEAR, Paloma Favieres, que también ha puesto en valor la «ágil resolución» que la Oficina de Asilo y Refugio (OAR) realizó en su día de los expedientes.

Una de las encargadas de desviar a estas personas hacia el sistema de acogida español fue la directora general del Sistema de Acogida en materia de Protección Internacional y Temporal, Amapola Blasco, quien ha reconocido que, a pesar de llevar más de 15 años de experiencia en estas situaciones, ese día le marcó.

«Nunca había visto nada igual», ha explicado en una entrevista concedida a Europa Press.

Tal y como ha recordado, aquellas personas llegaron a España tras días en el aeropuerto de Kabul al que, en algunos casos, «habían entrado a través de las alcantarillas». Algunos de ellos, según ha indicado, venían solo «con una bolsa de plástico» como equipaje.

«Los vimos salir de una situación horrible», ha destacado, para indicar que los recién llegados se mostraron «muy agradecidos» y «muy cariñosos» con los que allí les esperaban.

Mención aparte merece uno de los momentos más emocionantes que, según Blasco, vivió esos días y que fue el reencuentro en Torrejón de una de las traductoras del ministerio con su madre y sus hermanas que venían en uno de los vuelos.

De un día para otro

La directora general del Sistema de Acogida ha destacado la labor del Gobierno de hace un año y señala, principalmente, dos momentos. El primero, en el que se les pidió que prepararan la llegada de refugiados y que fue, prácticamente de un día para otro.

«Me avisaron un viernes y me dijeron que la llegada podría ser el sábado, el domingo o el lunes», ha recordado.

El principal hándicap con el que contaba el equipo era que no sabían «nada» de los pasajeros, «ni cuántos, ni quienes, ni si había núcleos familiares», ha explicado Blasco que, según ha apuntado, a partir del primer vuelo todo fue mucho más dinámico pues «se fue aprendiendo de la experiencia».

Así, sobre la marcha decidieron ampliar la zona para niños que, en un principio habían diseñado más pequeña o se mejoró la división de las zonas de primera acogida.

«Principalmente fuimos mejorando temas de logística y aprendiendo con cada vuelo», ha explicado Blasco, quien ha recordado que, finalmente, el sistema funcionó hasta el punto de que nadie permaneció más de 48 horas en el dispositivo de acogida en el aeródromo.

Y, aunque este recibimiento fue una situación extraordinaria por sus circunstancias, la directora del Sistema de Acogida ha reconocido que este trabajo no se podría haber hecho sin «la experiencia del reasentamiento» de personas con la que ya cuenta el Ejecutivo, especialmente con personas del Líbano o Jordania.

Aprendizaje para la llegada de ucranianos

Sobre si esta actuación sentó precedente en situaciones posteriores, como la acogida de desplazados por el conflicto bélico en Ucrania a partir de marzo de 2022, Maite Bueno, del área de acogida de Accem ha explicado que, con los afganos, se demostró que «el sistema tiene capacidad de reacción» y que, aunque «es importante» no tener que «funcionar a golpe de reacción», sí que se ha determinado que «se puede hacer».

Por su parte, Amapola Blasco ha explicado que, con los afganos, se comprobó «la importancia de la documentación», que después se dio para los desplazados de Ucrania. «Aprendimos que es mejor que estén cuanto antes documentados. Si no pueden tener muchas dificultades para acceder a los recursos», ha indicado.

Muchos de los afganos que llegaban, según ha apuntado Blasco, no tenían pasaporte, porque «mucha gente no se lo hace» o , porque «son jóvenes o niños».

Estas personas eran las que presentaron mayores dificultades para poder avanzar en el sistema de acogida. Por eso, ha apuntado la directora general, se puso tanto empeño en ese punto cuando llegaron los desplazados ucranianos.

«En este sentido, también le trasladé al ministro la importancia de crear centros de recepción», ha declarado Blasco, quien ha apuntado a la puesta en marcha de los Centros de Recepción, Atención y Derivación (CREADE) que se abrieron en diferentes ciudades de España.

3.900 afganos evacuados

En total, desde el primer vuelo de evacuación, el 15 de agosto de 2021, el Gobierno ha llevado a cabo tres operaciones (Antígona I, II y III) que han permitido el traslado de 2.561 personas hace un año y, que junto a las que llegaron el pasado 21 de julio y las de este miércoles superarían las 3.900.

Refugiados

Desde Moncloa destacan que, entre las personas evacuadas por el Gobierno español se encuentran antiguos colaboradores directos del país, civiles colaboradores de países de la UE y la OTAN y personal diplomático, cuyas vidas se encontraban en riesgo tras la reinstauración del régimen talibán en Afganistán.

 Además, esta semana ha acogido a más de 350 refugiados más pertenecientes a dos vuelos: uno en abril y otro el del pasado 10 de agosto.

Fuera del foco

Precisamente, el conflicto en Ucrania está siendo una de las principales preocupaciones de los refugiados que llevan en el país un año y que, según han explicado las ONG, ven como el foco de atención se ha desviado. No de su situación, según han señalado las organizaciones, sino de las medidas de reagrupación familiar o de traslado de los familiares que se quedaron en Afganistán o que huyeron a terceros países.

Precisamente, este miércoles llegaba al aeródromo de Torrejón un nuevo vuelo con casi 300 refugiados afganos que volaban desde Pakistán.

«Es importante poner el foco en que muchos familiares de las personas evacuadas en agosto siguen necesitando protección y es necesario que no se pierda el foco interno sobre ellos», ha explicado Bueno, quien ha recordado el trabajo psicológico que se hace con los refugiados en este sentido.

La responsable del área de acogida de Accem ha puesto el foco en que este trabajo psicológico se realiza durante todo el proceso de integración en el sistema de acogida español en el que todavía están dos tercios de los casi 2.000 afganos que entraron en el mismo.

Acceso a la vivienda

Bueno ha explicado que quienes no llegaron a entrar o se salieron (unos 700) son, en su mayoría, personas que optaron por viajar a otros países, «principalmente Alemania», porque allí tenían redes familiares o de amistad con otras personas.

Por su parte, el responsable del área de acogida temporal de Accem, Héctor Pérez, ha asegurado que no hay constancia de refugiados que estuvieran en el sistema que hayan regresado a su país de origen.

Sobre la estancia de refugiados en el sistema español, tanto Accem como CEAR responden con calificativos positivos.

«Se están cumpliendo objetivos», ha reconocido Bueno, mientras la coordinadora de acogida de CEAR, Áliva Díez, ha apuntado «las necesidades básicas se cubrieron bien y con rapidez». Sin embargo, también señalan algunas de las debilidades del mismo de las que, según han indicado, se pueden aprender y mejorar.

La principal que han señalado ambas entidades es el acceso a la vivienda. En concreto, la señalan como uno de los mayores impedimentos para la inclusión de estas personas en la sociedad española y también en su objetivo de alcanzar «una vida autónoma».

«El precio de la vivienda, el impacto post Covid del mercado, les ha afectado», ha reconocido Díez, quien ha explicado que esto ha llevado a muchas familias a sufrir «un retraso en el proceso habitual» que ese prevé en un proceso de inclusión. Esto influye, además, en el proceso de búsqueda activa de empleo, tal y como ha recordado la representante de Accem, que ha insistido: «en la vivienda queda mucho por delante».

En este sentido, también ha hablado de las «dificultades contractuales» que pueden sufrir estas personas, así como las consecuencias de no poder acceder a una vivienda en un barrio que ya conocían y que, a juicio de Bueno, puede ser un golpe para sus expectativas.

Las entidades también hablan de dificultades en materia del idioma que, según han indicado, en el caso de hombres cualificados o que ya trabajaban con las administraciones españolas en Afganistán, es más fácil, pero en otros, está siendo más lento.

En este sentido, CEAR ha puesto el foco en el caso de las mujeres que, habitualmente tienen menos estudios y, principalmente, aquellas que han llegado al país con un amplio número de hijos y es más difícil su inserción fuera del hogar.

Finalmente, Accem ha llamado a seguir poniendo el foco en la parte psicológica de estas personas, especialmente en aquellas que aún desconocen la situación de sus familiares.

FUENTE: NIUS DIARIO ESPAÑA

Para todo tipo de trámites de extranjería siempre se debe contar con la asesoría de un experto en el área, cuenta con nosotros, hacemos todos los trámites necesarios para que logres obtener visados, relleno de formularios, entre otros.

¿Dudas? Contáctenos al email [email protected] o mándanos un WhatsApp al +34 682 518 339 Déjanos tu sugerencia o comentario

¡Somos Humanos, por eso te entendemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, tengo dudas...