13 de octubre, Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres

13 de octubre, Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres

 

El 13 de octubre se celebra el Día Internacional para la Reducción de los Desastres, con el objetivo de minimizar los riesgos derivados de los desastres naturales y generar una cultura mundial sobre prevención y preparación ante fenómenos naturales.

¿Por qué se celebra en esa fecha?

En 1989 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, que se celebraría el segundo miércoles de octubre.

A partir de 2009, la celebración pasó al 13 de octubre y cambió de nombre, llamándose a partir de entonces, Día Internacional para la Reducción del Riesgo de los Desastres. El motivo de este cambio se debe a que, según la Oficina de Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR):

 

«Los desastres no son naturales, sino que son el resultado de las omisiones y la falta de prevención y planificación ante los fenómenos de la naturaleza.«

Foto: AP
Sendero de los 100 Gigantes. California, Estados Unidos. Foto: AP

¿Qué son los desastres naturales?

Con el término desastres naturales se hace referencia a las pérdidas de vidas humanas y materiales como consecuencia de fenómenos naturales.

La mayoría de muertes a causa de desastres naturales se deben a eventos meteorológicos en especial, inundaciones, tormentas y olas de calor que han duplicado sus cifras durante los últimos 40 años.

Otra parte importante se da por eventos geofísicos extremos, en especial terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas.

Datos sobre desastres naturales en los últimos años

Como datos curiosos, durante los últimos 20 años, más de 1,35 millones de personas han perdido la vida como resultado de la exposición a amenazas naturales, en especial mujeres y niñas.

Fotografía Huracán Charly
GARY W. GREEN, Orlando Sentinel Fotografía

Consecuencias del huracán Charley (2004)

Además, más de 4.000 millones de personas han tenido que desplazarse y se han quedado sin hogar, o han resultado heridas, lesionadas, o han tenido que recurrir a algún tipo de ayuda de emergencia.

Miles de infraestructuras y servicios básicos han sido destruidos y paralizados, causando más daños a la población y a la economía de los países afectados.

Charley fue la primera de cuatro tormentas que azotaron a Florida ese año, tres de ellas cruzaron por el medio de la región metropolitana de Orlando.

Charley llegó a Florida Central el 13 de agosto, seguido por Frances, de categoría 2, el 5 de septiembre, y por Jeanne, de categoría 3, el 25 de septiembre. Provocaron más de $30 millones de daños, entre los fuertes vientos y las lluvias torrenciales que dejaron en el área de Orlando más de 14 pulgadas de agua en un periodo de 44 días.

Los huracanes dejaron sin electricidad a 3 millones de personas en el estado, obligando a muchos a vivir en medio del calor agobiante durante semanas enteras.

En Belle Isle, al sur del centro de Orlando, 95 por ciento de la ciudad quedó sin electricidad y las aguas negras inundaron las calles. “[Las tormentas] dejaron a todo el mundo anonadado”, recuerda Dave Freeman, quien lleva 41 años de servicio público en Florida Central, incluyendo 21 como jefe de emergencias en el Departamento de Bomberos de Orlando, y tres como jefe de Manejo de Emergencias del condado de Orange.

Charley, que se suponía impactara Tampa, cambió de planes y entró por la costa en Punta Gorda y Port Charlotte el 13 de agosto con vientos de145 millas por hora y se desplazó a Florida Central. Llegó a Orlando en cinco horas, algo muy rápido para un huracán.

Fue el huracán más fuerte en Florida desde Andrew, que devastó el sur de la península en 1992.

Con vientos intensos de hasta 105 millas por hora en el Aeropuerto Internacional de Orlando, Charley levantó los tejados de miles de viviendas y negocios, cuyos dueños tuvieron que arreglárselas con cubiertas de plástico para cubrir los daños.

Ese día en Poinciana, Mary Emerson escuchó ruidos fuera de su casa, sus tres gatos echaron a correr aterrorizados, y de pronto las tormentas del norte, de las que venía huyendo, no le parecieron tan terribles.

“Miré para arriba y vi el cielo”, dijo Emerson, entonces de 65 años. “El techo no estaba”.

Tampoco uno de sus gatos, Keysha, a la que encontró cuatro días más tarde metida en el forro del sofá.

La tormenta abarrotó las salas de emergencia de los hospitales de Orlando con pacientes heridos en accidentes después del huracán, o enfermos por haber tomado agua contaminada. Otros se quemaron al tratar de llenar de gasolina los generadores o sufrieron secuelas por el exceso de calor.

“La gente que lo vivió ciertamente lo recuerda”, dijo Freeman. “Dejó una marca indeleble en el cerebro”.

Irónicamente, la temporada de huracanes de 2004 en Florida comenzó sin mayores tormentas

en junio ni en julio, los primeros meses de la época, según Randy Adkins, meteorólogo de AccuWeather.com, un servicio de predicciones del tiempo con sede en State College, Pensilvania.

Pero la naturaleza se la cobró más tarde. Al final la temporada, que también resistió el embate del

huracán Ivan en las planicies de Florida en septiembre, entró en los récords como el primer estado en ser impactado por cuatro o más huracanes en una temporada, desde Texas en1886.

Las cuatro tormentas de Florida de 2004 aún se encuentran entre los 10 huracanes más costosos de la historia de Estados Unidos, e hicieron desaparecer la noción de que Orlando estaba fuera de peligro.

También le enseñaron a los residentes a tomar en cuenta el llamado “cono de incertidumbre”, que se considera alrededor de la trayectoria probable de una tormenta tropical. Los huracanes usualmente se quedan en la zona del cono pero también pueden girar de manera impredecible. Las cuatro tormentas combinadas causaron la muerte de 115 personas en Florida.

¿Por qué un día para la reducción de los desastres?

Los desastres naturales, muchos de ellos, consecuencia del cambio climático, hoy por hoy son inevitables, pero los daños que causan pueden minimizarse si se toman algunas medidas concretas.

Concretamente son los gobiernos locales y regionales los que tienen que hacer un esfuerzo para la preparación y la respuesta a las catástrofes.

Campaña Sendai Siete

Actualmente, la UNISDR está lanzando la campaña Sendai Siete, para promover cada una de las siete metas incluidas en el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, adoptado en Sendai, Japón en marzo de 2015, que son las siguientes:

  • Reducir la mortalidad mundial.
  • Reducir el número de personas afectadas.
  • Reducir las pérdidas económicas.
  • Reducir los daños en infraestructuras vitales e interrupción de los servicios básicos, como la salud y la educación.
  • Incrementar el número de países con estrategias de reducción de riesgos de desastres.
  • Mejorar la cooperación internacional.
  • Incrementar la disponibilidad de los sistemas de alerta temprana.

¿Cómo celebrar el Día Internacional para la Reducción de los Desastres?

Realmente el objetivo de este día es generar una cultura de prevención ante fenómenos naturales, y para ello, lo primordial es la educación. Infórmate a cerca de cosas que puedes hacer para estar preparado y poder ayudar en caso de un desastre. No se trata de estar permanente asustado, pero sí de saber prevenir y responder.

Por ejemplo, cuando entres en un edificio observa cuál es la salida de emergencia más cercana. Lee en Internet sobre cómo responder ante un terremoto o una alerta de sunami. Educa a los más pequeños en cómo protegerse a sí mismos.

Este tipo de tornado de "broca" es un tornado anticiclónico poco común y que representa alrededor del 2% de los tornados.
Simla, Colorado. Estados Unidos Fotografía galardonada con el primer premio en la categoría: Landcapes and Earth Elements

Cooperación internacional para los países en desarrollo

El Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres es una oportunidad para revisar y reconocer los progresos realizados en la reducción del riesgo de desastres y las pérdidas de vidas, medios de vida y salud. Este 2021 hacemos hincapié en la «Cooperación internacional para que los países en desarrollo reduzcan su riesgo de desastres y sus pérdidas por desastres.» Este es el sexto de los siete objetivos de Sendai.

Este 2021 es un año decisivo para el cumplimiento de la agenda política acordada en 2015. Sin una acción real sobre el clima en los próximos diez años, los fenómenos meteorológicos extremos serán abrumadores, especialmente para los países en desarrollo.

Los desastres afectan de manera desproporcionada a los países de ingresos bajos y medianos. Les afecta sobre todo en lo que respecta a la mortalidad, el número de heridos, desplazados y personas sin hogar, las pérdidas económicas (como porcentaje del PIB) y los daños a la infraestructura crítica. No podemos erradicar la pobreza y el hambre si no aumentamos las inversiones en la reducción del riesgo de desastres. La cooperación internacional para los países en desarrollo a través de la Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD) y el fomento de la capacidad es esencial para crear mayor resiliencia frente a los fenómenos meteorológicos extremos y otros peligros naturales y provocados por el hombre.

 

La gente en un pueblo paquistaní inundado se apresura a buscar raciones de comida que les entrega un helicóptero del ejército desde el aire mientras luchan contra la corriente.
Pakistan Floods Fotografía finalista en la categoría: Outbreak

Antecedentes

La Asamblea General de la ONU decidió designar el 13 de octubre como «Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres» (resolución 44/236) con el propósito de concienciar a los gobiernos y a la opinión pública para que tomen medidas encaminadas a minimizar los riesgos. Asimismo, los desastres, muchos de los cuales se han agravado con el cambio climático, generan un impacto negativo en el desarrollo sostenible y en los resultados deseados.

En 2016, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR, anteriormente UNISDR) lanzó la nueva campaña «Sendai siete» centrada en los siete objetivos del Marco de Sendai, el primero de los cuales es reducir la mortalidad de desastres. La campaña busca crear un nuevo grado de sensibilización en torno a las acciones que tienen emprender todos los actores implicados, incluidos los gobiernos nacionales y locales, los grupos comunitarios, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, las organizaciones internacionales y la ONU.

In 2015 at the Third UN World Conference on Disaster Risk Reduction in Sendai, Japan, the international community was reminded that disasters hit hardest at the local level with the potential to cause loss of life and great social and economic upheaval. Sudden onset disasters displace millions of people every year. Disasters, many of which are exacerbated by climate change, have a negative impact on investment in sustainable development and the desired outcomes.

Como los efectos de los desastres son más devastadores en el ámbito local, los gobiernos municipales y regionales son los que deben trabajar urgentemente en la preparación y respuesta a las catástrofes. El enfoque del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres se centra en proteger la vida de las personas y en las acciones que se deben tomar. Es pertinente tanto para los riesgos a pequeña como a gran escala, y tanto para los ocasionados por el ser humano como los producidos por las amenazas naturales. Abarca, además, los riesgos ambientales, tecnológicos y biológicos afines.

Solos ante el peligro

 

¿Sabías que…?

  • La asignación para la respuesta de emergencia es aproximadamente 20 veces mayor a la destinada en prevención y preparación, lo que va en contra de los principios de sostenibilidad.
  • No existen los desastres naturales como tal, se trata de peligros naturales.
  • El riesgo es la combinación de peligro, exposición y vulnerabilidad.
  • La muerte, la pérdida y los daños depende del contexto del peligro, la exposición y la vulnerabilidad.
  • Los datos y los análisis tienden a compartimentar el riesgo, para simplificarlo y hacerlo más cuantificable; lo que es contraproducente, ya que centrarse en los números hace que solo nos fijemos en las consecuencias directas a corto plazo.

 

Comparte información útil e interesante en nuestras redes sociales Facebook, Twitter, Instagram acerca del Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres, utilizando los hashtags #DIRD #VivirParaContarlo

 

FUENTE: NACIONES UNIDAS  

IMAGENES DESTACADAS

LECCIONES QUE DEJÓ EL «INOLVIDABLE» HURACÁN CHARLEY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *