Un estudio revela que el 30% de los franceses están ansiosos cara a las vacaciones de invierno

Un estudio revela que el 30% de los franceses están ansiosos cara a las vacaciones de invierno.Tras 18 meses de crisis sanitaria, y ante una segunda Navidad en medio de la pandemia, los factores económicos se suman al estrés de las fiestas de este año en Francia y otros países.

Un tercio de los franceses se sienten tristes y ansiosas en lugar de alegres ante la perspectiva de las fiestas navideñas de este año, según una encuesta publicada el 2 de diciembre por el instituto Ifop y la organización benéfica Dons Solidaires.

No obstante, la situación sanitaria en Francia es posiblemente mejor que la del año pasado para estas fechas. A principios de diciembre de 2020, Francia se encontraba en un estado de bloqueo total en medio de una segunda oleada del virus y se debatía sobre qué tipo de restricciones habría que aplicar para que las reuniones familiares de fin de año pudieran llevarse a cabo.

Este año, aunque los casos diarios están aumentando rápidamente y se teme por la nueva variante Ómicron, las hospitalizaciones siguen siendo relativamente bajas. Los restaurantes, las tiendas y los mercadillos navideños siguen abiertos y se espera que las fiestas de fin de año se celebren, por ahora, sin restricciones.

Pero todavía no es la Navidad de siempre, dice Suzanne Black, psicóloga clínica que ejerce tanto en Francia como en Estados Unidos. «Nos dieron esta esperanza de que la Navidad de 2021 sería mejor, y empezamos a construir una sensación de alivio. Pues bien, aquí estamos en Navidad y hace muy poco que nos enteramos de otra variante del virus potencialmente más peligrosa», declaró a France 24.

Black describió este hecho como un «brusco despertar» de la fatiga pandémica. «Tendemos a olvidar que sigue siendo un momento de necesaria vigilancia. Ahora, una vez más, tenemos que reevaluar cómo evaluamos el riesgo y si debemos seguir adelante con nuestros planes para las vacaciones».

Debido a la crisis sanitaria, muchos de nosotros ya vivimos con sentimientos de «desesperación, pérdida de control y pena por cómo vivíamos antes de la pandemia», añadió Black.

En la época navideña estos sentimientos pueden parecer aún más conmovedores, y las tensiones familiares de las reuniones estacionales el potencial de desacuerdos, decepciones y expectativas frustradas- pueden verse exacerbadas por la crisis sanitaria. No sólo nos enfrentamos ahora al miedo a enfermar, sino que esto puede verse agravado por la animosidad de los seres queridos que no coinciden en la forma de gestionar las medidas de seguridad.

El estrés adicional de este año no sólo se siente en Francia. En EE. UU., un estudio reveló que el 43% de las personas esperaba que la temporada navideña de 2021 fuera más estresante que la anterior, y una encuesta de Harris Poll realizada en octubre para la Asociación Americana de Psicología reveló que casi un tercio de los adultos (32%) dijo que a veces se encuentran tan ansiosos por el coronavirus que les cuesta tomar decisiones básicas.

Y en Reino Unido, una encuesta semanal de seguimiento del estado de ánimo nacional muestra que, desde el verano, los niveles de felicidad han descendido, mientras que el estrés y tristeza han aumentado.

«Se trata de un trauma colectivo transcultural», afirma Black. «Las vacaciones son momentos para reunirse con los seres queridos y hay una gran expectación por los buenos momentos que se van a compartir, pero no hay respiro para la ansiedad de base causada por la pandemia».

Preocupación por la cadena de suministros

A esa ansiedad de base se suman este diciembre las inusuales circunstancias económicas provocadas por la crisis sanitaria.

La crisis de la cadena de suministros, que ha provocado escasez de productos, desde madera hasta microchips, en todo el mundo, ya está afectando a los planes navideños de la gente. Ya en septiembre, la Asociación Americana de Árboles de Navidad animó a los consumidores a comprar árboles con antelación debido a «una serie de tendencias que influyen en el suministro de árboles de Navidad artificiales y vivos en todo el país».

FRANCESES

El auge de la venta al por menor en noviembre indicaba que los compradores habían tomado nota y habían empezado a comprar productos navideños con antelación para combatir el temor a que se agotaran los suministros. Aun así, muchos se han encontrado con que, debido al aumento de los gastos de envío y a la gran demanda, los precios de todo tipo de artículos han subido. Sólo los árboles de Navidad artificiales son un 20-30% más caros este año que el anterior.

Una encuesta de YouGov en Reino Unido reveló que la gente estaba igualmente preocupada por los problemas de la cadena de suministros; calificaron el hecho de no poder hacer regalos por falta de existencias o por retrasos en la entrega como algo tan molesto como la idea de que se anunciara otra restricción estricta.

La única restricción navideña potencial que molestaría más a la gente era la idea de no poder ver a la familia cercana. 

El aumento del coste de la vida

En EE.UU., Reino Unido y Francia el coste de la vida ha aumentado a un ritmo excepcional, con un incremento de los gastos en combustible, alimentos y otros bienes que afecta a los presupuestos familiares. En octubre de 2021 la tasa de inflación alcanzó máximos históricos en Estados Unidos y Reino Unido.

En Francia, donde la inflación aumentó un 2,6%, tres cuartas partes de los ciudadanos declararon que su poder adquisitivo había disminuido como consecuencia de ello. Como algunos de los mayores aumentos de precios se registraron en las facturas de gas y electricidad, el 66 por ciento de las personas dijeron que estaban tratando de usar menos la calefacción y el agua caliente en casa, y el 58 por ciento estaban reduciendo los gastos adicionales.

No es de extrañar, pues, que dos meses después la misma presión financiera afecte a los planes navideños de los ciudadanos. En una encuesta, algo más de la mitad de los franceses afirmaron que este año tendrían que comprar regalos de Navidad más pequeños de lo que esperaban, y el 29% de los padres dijeron que no podrían comprar regalos en absoluto, frente al 20% del año pasado.

Asimismo, en el Reino Unido, el 36% de los padres, ya sometidos a presiones económicas, declararon a la organización benéfica Action for Children que se sentían más presionados para dar a sus hijos una feliz Navidad este año, debido a la cancelación de las celebraciones del año pasado.

«Este año las familias se han enfrentado al doble golpe de la pandemia -mucha gente ha perdido ingresos, puede que haya sido despedida, puede que haya perdido su trabajo- y ahora están entrando en el invierno y se enfrentan a subidas masivas de precios», dijo Joe Lane, jefe de política e investigación de la organización benéfica, a France 24. «Están preocupados por los precios del combustible y de la energía en particular, pero también por el precio de los alimentos.

De cara a las Navidades, las familias están obviamente desesperadas por permitirse unas Navidades en familia, especialmente las familias con niños». La presión de intentar proporcionar esto a menudo significa que los propios padres se quedan sin nada, y trabajan horas extra para llegar a fin de mes. «Todo eso pesa en el estado de ánimo de la gente», dijo Lane.

A pesar de las preocupaciones financieras en torno a las fiestas de este año, en Francia el factor más importante para una buena Navidad es poder pasar tiempo con la familia, una opción que por ahora sigue en pie.

El portavoz del Gobierno, Gabriel Attal, prometió la semana pasada que los franceses podrían celebrar las fiestas «sin reintroducir ninguna restricción por la variante», antes de aclarar inmediatamente que las normas actuales podrían modificarse si fuera necesario. El lunes se celebrará una reunión del Consejo de Defensa de Covid-19 para comprobar si sigue siendo así.

Una actitud flexible con respecto a los planes navideños de este año -en cualquier parte del mundo- podría ser el enfoque más prudente.

«Tenemos que aceptar esta nueva realidad de vivir con el virus y aprender a aceptar la incertidumbre como un hecho de la vida», dijo Black. A pesar de la inevitable tristeza que puede conllevar una temporada navideña reducida, nos aconsejó «centrarnos en el momento y en la gratitud por lo que tenemos en nuestras vidas».

Artículo de Joanna York, adaptado de su original en Inglés.

 

FUENTE: FRANCE24

 

Comenta lo que opinas de estas noticias, tu opinión es muy importante para nosotros.

Por último, todo lo que descubras compártelo en nuestras redes sociales Facebook, Twitter, Instagram  junto al hashtag #Francia #economía #covid19 #Europa #navidad #coronavirus

¡Somos Humanos, por eso te entendemos!

 

COMÉNTANOS TU CASO RELLENANDO EL FORMULARIO

Los datos personales recogidos en este formulario serán tratados de conformidad con el nuevo Reglamento Europeo (UE) 2016/679 de Protección de Datos. La información relativa a los destinatarios de los datos, la finalidad y las medidas de seguridad, así como cualquier información adicional relativa a la protección de sus datos personales podrá consultarla en el siguiente enlace https://asesoriaparainmigrantes.com/proteccion-de-datos/ .Ante el responsable del tratamiento podrá ejercer, entre otros, sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de tratamiento.

En cumplimiento de lo establecido en la normativa vigente sobre Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que sus datos de carácter personal serán tratados por parte de www.asesoriaparainmigrantes.com, en calidad de responsable del tratamiento con la finalidad de gestión de las solicitudes de información que llegan a través del formularios web o redes sociales. Asimismo, le informamos que salvo obligación legal o consentimiento expreso por su parte que www.asesoriaparainmigrantes.com no va a ceder sus datos a terceras personas. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en www.asesoriaparainmigrantes.com estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios como también ejercer los demás derechos recogidos por la normativa de la forma que se explica en la información adicional. Usted puede ejercitar los derechos mencionados en los términos establecidos en la normativa vigente dirigiéndose a www.asesoriaparainmigrantes.com, tel. +34 682 518 339, e-mail: [email protected]. Asimismo, Usted puede solicitar los mismos datos de contacto, información adicional detallada sobre nuestra política de protección de datos. Igualmente, podrá consultar nuestra información adicional en nuestra página web: https://asesoriaparainmigrantes.com/proteccion-de-datos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, tengo dudas...