España dejará de emitir el Libro de Familia, se digitaliza.

España dejará de emitir el Libro de Familia, se digitaliza.

¿Por qué ya el Registro Civil en España no expedirá más el Libro de Familia físico?

Esto se debe a que hoy 30 de abril 2021 entra en vigor la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil, una norma que desde el año 2011 ya preveía la no expedición de este documento al perder sentido «dentro del modelo moderno» configurado por la nueva normativa. Sin embargo, los expedidos con anterioridad a esa fecha seguirán siendo válidos.

Dice la Disposición transitoria tercera, referente a Libros de familia, de la Ley 20/2011 de 21 de Julio, que “A partir de la fecha de entrada en vigor de la presente Ley no se expedirán Libros de Familia. Los Libros de Familia expedidos con anterioridad a la entrada en vigor de la presente Ley seguirán teniendo los efectos previstos en los artículos 8 y 75 de la Ley del Registro Civil de 8 de junio de 1957.”

¿Cuál documento se expedirá cuando nace un niño en España a partir del 30 de abril 2021?

Sólo se emitirá el Acta de Nacimiento o Literal de Nacimiento Española, los datos que figuraban en el libro físico del Libro de Familia, a partir de hoy estarán volcados en una base de datos interna del Registro Civil, a partir de hoy muchos Registros Civiles empezaron a introducir datos de actos relativos a las personas en esta plataforma digital, por ejemplo, nacimientos, matrimonios, entre otros; aunque será progresivamente que los Registros Civiles a nivel nacional ya se pongan al día y estén 100% operativos y activos con esta nueva norma establecida en la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil.

Evolución del Libro de Familia en España

El Libro de Familia fue creado el 15 de noviembre de 1915 mediante una ley firmada por Alfonso XIII. Al precio de una peseta a finales de ese mismo año se expidieron los primeros documentos. Todas las parejas recién casadas recibían su particular libro con páginas para anotar el nacimiento de los futuros hijos y las defunciones.

El primer gran cambio vino en democracia, en 1981. Las madres solteras obtuvieron, por fin, el Libro de Familia en el que constara la filiación de los hijos naturales. El otro gran cambio vino en 2005 con la aprobación del matrimonio homosexual. Las líneas en donde deben figurar los nombres de los contrayentes van desde entonces precedidas de «D./Dª» (don/doña). Esto permite su utilización por parejas del mismo sexo.

Con la ley de Registro Civil aprobada en 2011 y cuya entrada en vigor ha sido prorrogada en varias ocasiones hasta el día de hoy, el Libro de Familia pasa a la historia. Los datos de las nuevas familias dejarán de tener presencia en el papel y será simples códigos alfanuméricos. Así será el funcionamiento para los recién nacidos y para aquellos que los soliciten.

Fuente: el correo.com